domingo, 26 de julio de 2009

Túnez




Arenaharina de Túnez

En ninguna medina vendían arena
¡Que raro, mercader, que no tenga ralladura de sol y sal!
Los niños cocinan tartas al mar
en forma de castillos , la ola se chupa
los dedos y repite.





Museo del Bardo, las teselas del poeta

¡Qué feliz Virgilio!
Cuanta vida le queda,
la vida eterna .
Mientras, acariciamos las teselas
que arrancaron del suelo de Sousse
para ver las manos de la Eneida.



Confidencias viajeras

Se lo dije a J. Gorrichu : Nos engañaron Jose, no somos todos iguales ,
Teníamos los pies en harina, la playa de Pot Kantaoui
Lo decíamos resignados , complacidos por el sol africano nos fuimos a comer ,
pero no brindamos por los q no nos dieron lo q merecíamos.

1 comentario:

Ana Muñoz dijo...

Resérvale una tarde a tu sobri YA!