lunes, 4 de julio de 2011

JULIO DONOSO

Hecho de menos un galope

"Hecho de menos un galope
que alegre mis dias cenicientos

o cuando menos un trote
pero este paso borriquero
no hay quien lo aguante

Sereno ser es oficio más nunca devoción
en jinetes de verso creciente
y atribulado corazón ¨


este jueves presenta libro y le regalaré un caballo

3 comentarios:

Fede dijo...

que coja uno de los blancos caballos de los que nos hablo desde Berlín Neruda..

LA CASA DEL CLON dijo...

CABALLOS
Vi desde la ventana los caballos.

Fue en Berlín, en invierno. La luz
era sin luz, sin cielo el cielo.

El aire blanco como un pan mojado.

Y desde mi ventana un solitario circo
mordido por los dientes del invierno.

De pronto, conducidos por un hombre,
diez caballos salieron a la niebla.

Apenas ondularon al salir, como el fuego,
pero para mis ojos ocuparon el mundo
vacío hasta esa hora. Perfectos, encendidos,
eran como diez dioses de largas patas duras,
de crines parecidas al sueño de la sal.

Sus grupas eran mundos y naranjas.

Su color era miel, ámbar, incendio.

Sus cuellos eran torres
cortadas en la piedra del orgullo,
y a los ojos furiosos se asomaba,
como una prisionera, la energía.

Y allí en silencio, en medio
del día, del invierno sucio y desordenado,
los caballos intensos eran la sangre,
el ritmo, el incitante tesoro de la vida.

Miré, miré y entonces reviví: sin saberlo
allí estaba la fuente, la danza de oro, el cielo [...]
NERUDA

Isabel dijo...

Busqué un caballo, esta tarde, me enseñaron monos, lagartos,gatos ,pero el caballo que quería para Julio no lo encontré ,quizá en agosto .