miércoles, 22 de junio de 2016

HISTORIAS DE MERCADO 20

La chica que dormía sobre una mesa de pin pon maneja el fuego y mira con ojos de agua, luego conduce muchos kilómetros y enseña lo que hace. La chica que dormía sobre una mesa de pin pon habla bajito y con la misma dulzura de la llama en sus esmaltes me dijo que su madre era la gran artista.

HdM21


Llena de ojos vivos abrió el saco para sacar el monedero,  ojos vivos y pícaros, señaló un collar de flores pequeñas con sus dedos también pequeños, no sé cuando me lo pondré pero tengo que comprarlo, dijo, y mi ego de artista se lo hubiera regalado pero la Ibercaja no entiende de querencias.