miércoles, 17 de septiembre de 2008

Sal solito




No parecía enfadado, pero le gritó al sol:
Tío, estás solo, como yo.

2 comentarios:

nikolas dijo...

Si lo firm,a Nikolas y pone mi mail
si keres :
kechualaberintico@hotmail.com

saludos bella¡¡

Anónimo dijo...

"¡Mira! Yo estoy hastiado de mi sabiduría, como la abeja que ha recogido demasiada miel, yo tengo necesidad de manos que se extiendan". Es lo que habia en el grito de él.Pidió unas manos que lo acariciaran y consiguió las manos más dulces que nunca nadie pudo soñar.
Aristoclo