jueves, 2 de octubre de 2014

paradoja


Hubo un tiempo en que decía papel y aplaudías,
 decía garbanzos y te sonrojabas ;
 cuando grité Aire tu cabeza se llenó
de plumas en una arquitectura imposible de dicromía .

Hoy esta paradoja de no saberte me cuida
cómo a ti te cuida la devaluación de mi cariño

1 comentario:

Santos Gargallo Sierra dijo...

La buena poesía... ¡Qué gusto da leerla!