jueves, 25 de agosto de 2016

Historias de mercado

HdM 25
Se acercaron tres mujeres al puesto, miraron la mesa de izquierda a derecha y de derecha a izquierda, dos dijeron a coro: No, no tiene. Les ofrecí mi ayuda ¿Qué desean? La señora de la silla de ruedas contestó: Un collar rojo. Sonreí y le pregunté si tenía que ser rojo inevitablemente, asintió y sin replicar les deseé un buen día. Ante los cien años de la clienta casi hago una reverencia.

HdM26
A veces es por el sol, otras por el frío, los feriantes nos prestamos telas y pinzas, unimos puestos y formamos pequeños campamentos. A veces, muy pocas, hasta celebramos las ventas a coro. El compañero vecino del año pasado cruzó la plaza y llegó frente a mí: ¿Me recuerdas? Te prefiero a ti de vecina que el que tengo este año. Sonriendo recibí el cumplido. Al terminar el mercado mi nuevo vecino señaló que pediría que nos pusieran juntos.

Y sentí que algo iba bien.