jueves, 3 de noviembre de 2016

28

Me dice la modista de ojos verdes que no cosa de noche, especialmente sobre negro. Le digo lo bonito de sus ojos y me dice que a su hijo discapacitado le han operado y ha recuperado mucha vista .Me intereso, emocionada por lo que cuenta. Él no habla pero le notábamos asustado, ahora es más feliz.

Sonríe esta maravillosa mujer y mientras sostengo los botones que  ha traído me esfuerzo, sin éxito, en no llorar. ¡Hay mujeres felices!